Rusia parece haber declarado oficialmente la guerra cibernética a los EE. UU., teniendo en cuenta lo que se ha descrito como pasos preliminares para paralizar su sistema bancario y posiblemente otras industrias importantes, según anticipó The Post.

La administración Biden ha estado trabajando con ejecutivos bancarios durante meses en la  preparación contra ataques cibernéticos  que pudieran producirse en represalia por las sanciones estadounidenses.

Los grandes bancos de EE. UU. (JP Morgan, Citigroup, Bank of America, Goldman Sachs) están bajo el ataque constante de los ciberdelincuentes que buscan interrumpir las operaciones y robar información de los clientes. Los sospechosos habituales se encuentran en Irán, China y, por supuesto, Rusia.

Los ejecutivos bancarios declararon en The Post que gastan miles de millones de dólares al año para protegerse contra los ciberdelincuentes, pero creen que la ola reciente de ataques es diferente. Las fuentes los describen como un ataque sutil pero intensificado a la infraestructura tecnológica de los bancos que  comenzó después de que se anunciaran las sanciones  a Ucrania.

Los ejecutivos se negaron a comentar sobre el registro, por temor a que cualquier comentario envalentonara a los ciberdelincuentes y sus representantes en el gobierno ruso. Dirigieron las llamadas al Centro de Análisis e Intercambio de Información de Servicios Financieros, un consorcio bancario de ciberseguridad.

Un portavoz del grupo dijo en un comunicado: “Estamos en estrecha comunicación con nuestros miembros y las autoridades relevantes de todo el mundo para monitorear la actividad cibernética contra el sector financiero. En este momento, la industria no ve ninguna amenaza significativa atribuible a ningún origen geográfico. Continuamos evaluando activamente la situación a través de un monitoreo mejorado y el intercambio de inteligencia de amenazas transfronterizas en toda la industria de servicios financieros”.

Pero un ejecutivo de un banco importante autorizado para hablar con los medios dice que el consenso de la industria es que el gobierno ruso está detrás de los ataques recientes.

Al menos hasta ahora, no ha habido brechas reales, dijo este ejecutivo a The Post.

Los responsables de prensa de JP Morgan, Citigroup, Bank of America, Goldman Sachs y Morgan Stanley no hicieron comentarios.

Herb Lin, investigador principal del Centro de Seguridad y Cooperación Internacional de la Universidad de Stanford, dijo a The Post que la industria financiera es probablemente la mejor protegida de todas las industrias porque ha gastado miles de millones en la prevención del fraude cibernético.

“Otras industrias definitivamente corren el riesgo de ser atacadas”, dijo Lin. “Creo que las empresas que brindan servicios de agua potable podrían ser un punto débil, ya que no son reconocidas por su nivel de ciberseguridad”.

Los ciberdelincuentes rusos estuvieron detrás del ataque cibernético que tuvo lugar el año pasado contra el mayor productor de carne del país, JBS, y el  cierre de ransomware de Colonial Pipeline , el distribuidor de combustible más grande del país.

Si bien el Kremlin a menudo niega vínculos con estos grupos, los funcionarios de inteligencia de EE. UU. creen que los piratas informáticos cuentan al menos con el apoyo tácito del dictador ruso Vladimir Putin.

En 2021, el CEO de Bank of America, Brian Moynihan, acaparó los titulares de prensa cuando declaró ante la red financiera CNBC que su gran banco, el segundo más grande del país por activos, gasta mil millones de dólares al año en protección cibernética, muy por encima de los aproximadamente 400 millones de dólares que representaban el gasto en ciberseguridad cuando se convirtió en director ejecutivo 11 años antes.

“Los bancos son atacados a diario por varios ciberdelincuentes y los ataques pueden ascender a miles en el transcurso de un año”, dijo el veterano analista bancario Dick Bove de Odeon Capital Group. “Estas empresas han gastado miles de millones para prevenir estos ataques. Periódicamente, hay un incidente. Sin embargo, no desestabilizaron el sistema financiero”.

Fuente: The New York Post

Reproducción Autorizada del Artículo Original propiedad de DCiber de Brasil.-