Un hecho puntual, el día de hoy, nos da a reflexionar sobre todo lo que falta por recorrer en relación a la privacidad.

Twitter, una red social para el reclamo…

Twitter se ha convertido en una red social que muchos utilizan para ser escuchados y reclamar a las empresas, instituciones, gobiernos y organizaciones cuando no se sabe dónde más reclamar o cuando no se sienten escuchados por otras vías oficiales de comunicación y/o atención al cliente.

Cuando un reclamo se convierte en la pérdida de la privacidad…

Hoy, miércoles 27 de septiembre, una usuaria de Twitter reclamó ante Visa Argentina por el desconocimiento de un consumo con su tarjeta de crédito.

Lo más llamativo del reclamo, fue que expuso de forma abierta a la red:

  • Su nombre y apellido
  • Su número de documento (DNI)
  • Foto del frente de la Tarjeta de Crédito
  • Foto del dorso de la Tarjeta de Crédito firmada

En resumen: toda la información necesaria para que pueda realizarse una usurpación de identidad y de esta manera realizar infinitos consumos a nombre de esta persona.

Era claro que, para esta persona, toda la información que brindó no le pareció excesiva.

Lo positivo ante esta situación fue que otros usuarios de la red comenzaron a recomendar a la persona que eliminara la foto y que estuviera atenta a sus consumos, ya que se había auto expuesto a sufrir fraudes diversos.

Luego de algunos minutos la persona borró su tweet. Esperemos que haya sido porque tomó real y verdadera conciencia de lo que había hecho.

Privacidad, ¿una falta de percepción?

Muchos países siguen avanzando en marcos regulatorios sobre la privacidad para poner límites a las empresas y brindar derechos a las personas. Pero parece que, aún, falta tomar conciencia sobre el tema en particular.

Esta usuaria ¿qué percepción tubo sobre el uso de la tecnología y las redes sociales?

Muchas veces, da la sensación de que las personas asocian el ámbito de su información en relación:

  • al tamaño del dispositivo que utilizan, en este caso el smartphone. ¿Pensarán que todo queda en ese pequeño aparato?
  • a la red social que utilizan, en este caso Twitter ¿Pensarán que sólo a Visa Argentina le importaría la información que se muestra de manera “pública”?

En una era donde la transformación digital y el internet de las cosas llegó para quedarse, tenemos que colaborar en conceptualización de la privacidad.

La privacidad digital vino para quedarse

Nuestra identidad digital ya existe y no se puede negar o pasar por alto la privacidad. Si no tomamos conciencia, el robo de identidad y los fraudes asociados al mismo, se volverán rápidamente en moneda corriente.

Empecemos con un simple ejercicio de transformar nuestras prácticas del mundo físico en la versión digital:

  • ¿Le entregamos nuestro DNI a cualquier persona?
  • ¿Le entregamos nuestra Tarjeta de Crédito a cualquier persona?
  • ¿Dejamos nuestra billetera al alcance de cualquier persona?

Entonces ¿por qué lo hacemos cuando media la tecnología?